BARRANCO HONDO – CHAVOCO – LA RANA

A las generaciones más jóvenes puede que estos nombres no les suenen mucho, pero a los mayores de este municipio les resultarán bastante conocidos. Principalmente, el sendero que baja a la costa por este barranco hasta llegar a su desembocadura, donde se halla una pequeña playa de callaos que fue muy frecuentada antaño. Dicha popularidad se debe a que es una de las zonas de baño más cercanas al casco santaursulero a pesar de que el recorrido -dependiendo de donde se salga- puede alcanzar la hora y media. 

Barranco Hondo separa a Santa Úrsula del municipio vecino de La Victoria y es uno de los dos barrancos que recorren la localidad desde la cumbre hasta la costa, el otro es el de la Cruz. Su parte baja se localiza, como toda la franja litoral, dentro del Paisaje Protegido de Costa de Acentejo.

Si bien es más popular la parte baja de Barranco Hondo, su vertiente más alta también es merecedora de ser conocida, pues en sus entrañas alberga dos caminos de interés agrícola y paisajístico. Aunque hay que indicar que entre los tramos inferior y superior del cauce no hay continuidad debido a los saltos de considerable dimensión.

Según ascendemos por el interior del barranco encontraremos varias bifurcaciones, la primera de ellas es la que separa el barrio de La Vera con el Lomo Puente Hierro – Barranco de Chavoco, de este último recibe su nombre. En este tramo -al cual se accede desde la Carretera Vieja tras pasar el límite municipal o por la calle del mismo nombre- se caracteriza por la predominancia del paisaje agrario, salpicado aquí y allá por vestigios de la vegetación termófila que antaño dominó el enclave.

El siguiente tramo es el denominado La Rana y separa los barrios de Tosca Ana María y Tosca Barrio. Lo más llamativo de su recorrido es la galería que se encuentra en su margen y que conforma una estampa singular en cualquier época del año debido a las constantes filtraciones de agua y la vegetación rupícola de paredes verticales húmedas. Otra característica de esta zona son las numerosas cuevas que se observan en sus laderas, utilizadas para usos funerarios en tiempos aborígenes. Es sabido que en ellas –y a lo largo de todo el barranco- se encontraron y, lamentablemente, expoliaron restos de enterramientos pertenecientes a los primeros pobladores.

El último tramo es el del camino de Los Charcos que, aunque actualmente no presenta continuidad culmina en dos impresionantes saltos de los barrancos de Los Saucos y El Callejón.

Se trata de un recorrido relativamente sencillo que nos lleva por un lugar escondido de nuestro municipio y que no nos dejara indiferente.

Otros Parajes Especiales

2018-07-20T17:26:22+00:00